30/6/10


Por más aburrido que sea...

.
Que se me disculpe por estos escritos que no están al nivel de otros que supe escribir, ultimamente tengo solo ideas de esas que pueden esperar, no como el dolor, que siempre duele ahora y acá. Que se me disculpe por estos olvidables, pero es que soy feliz.

.

29/6/10


Algo Falla

.

Que vivimos en un mundo donde la existencia de amor no es motivo suficiente para que dos personas estén juntas y la falta de él no lo es para que se separen.




.

27/6/10


Recapitulando una Renoche.Capitulo 2: Detalle de un bar de cuando ese Bar

[Aviso: La noche no concluye donde terminan estos relatos y existe la posibilidad de que los relatos nunca concluyan, y la noche tampoco.]


A veces uno va caminando derecho y despreocupado por el eje del tiempo, llámese avenida pueyrredon o año 2010, sin siquiera sospechar que está a pocos segundos de hacer un salto hacia el pasado…hacia el pasado? O quizá hacia un futuro donde el pasado se pone de moda…que se yo. Un salto es un salto y todos entendemos lo que es. En fin, a veces pasa eso. A veces te pasa ayer, como en ese bar de cuando-ese-bar. De cuando los mozos llevaban delantal y siempre eran gordos. De Cuando las columnas de espejos y las paredes del mismo material eran símbolo de buen gusto. De cuando las mesitas eran tan poco prácticas como hermosas por ser de azulejos sus bases. De cuando todo eso no era observado por dos jóvenes sorprendidos por la estética de la que se encontraban rodeados. Porque eso fue lo que hicimos, antes de pedir la primera cerveza, de que él vaya al baño y que yo me mire en los miles de espejos para arreglarme el maquillaje, eso hicimos. Observamos y nos expresamos nuestro asombro. Y nos detuvimos un buen rato en cada detalle. Incluso cuando el otro ya estaba hablando de otra cosa, el uno lo interrumpía para hacer una nueva observación.

Esta noche que cuento, lo detalles interrumpían charlas de toda índole y variedad de temas. Hablamos mucho sobre sexo y erotismo, aunque también tocamos temas relacionados a la sensualidad y cuestiones amatorias, entre detalle y detalle, hablamos del cuerpo, de los cuerpos, de los cuerpos unidos, a veces cambiábamos hacia el plano de lo genital y otras nos deteníamos en las partes privadas de la anatomía…y así íbamos intercalando distintas partes del cuerpo con distintos detalles. Tal es nuestro nivel de apreciación para con el mundo, que las apreciaciones suelen llevarnos a nuevas apreciaciones hasta llegar al detalle-átomo que nos hace volver al tema que interrumpió muchos detalles antes.

De ese modo pasábamos la noche: de detalle en detalle. Hasta que Adri necesitó fumar un cigarrillo y me dejo sola con mi café. Un Café que, puede adivinarse, había sido detallado anteriormente. Algunos pueden llamarnos locos, exagerados, no sé! Detallistas! Pero, es que acaso un café el cual nos permite elegir, según lo que se nos apetece, el estadio exacto entre negro y lágrima, no merece una mención? Después de tantos cafés quemados, de tantos mitad y mitad que no respetaron tal proporción, de tantos “no me traerías mas leche?”, acaso este café que vino detallado en café/leche y donde uno elije cuanto de cada detalle poner, no merecía su apreciación?





¿Puede una pregunta ser un final? En todo caso el final será la respuesta no escrita. De cualquier forma, me cuestan muchos los finales. Es que un final es algo muy general para quien gusta de los detalles por sobre toda la generalidad, por sobre todos los principios y finales.¿ A quien le importa el final? Además ya ha sido advertido, esto no termina aquí, la noche tampoco, no sabemos cuando lo haga, solo sabemos que por ahora, acaba con este punto que escribo.



.


Recapitulando una Renoche.Capitulo 1: Aunque nací el día de los Inocentes.



[Aviso: La noche no concluye donde terminan estos relatos y existe la posibilidad de que los relatos nunca concluyan, y la noche tampoco.]


Esas noches donde lo planeado llega tarde y lo espontaneo ratifica la puntualidad que lo caracteriza son las que más me gustan. Por eso, cuando llegamos a la galería de arte donde se suponía había una fiesta y notamos que no había tal fiesta, ni una “fiesta”, ni siquiera alguna fiesta y mucho menos una fiesta, me sonreí por dentro y no lo dije, pero no me importaba nada que el plan estuviera fracasando porque un sábado no es un viernes. Entonces mi amigo propuso ir a tomar una cerveza y usar el bar como base de comunicaciones para enterarnos las opciones de salvamiento de la noche…. Yo, que no tomo cerveza, dije que sí, como si hubiera nacido el día de san patricio….





.

26/6/10


La gillette como Dios.

.



La depilación de fin de semana, no es un acto de coquetería, es un acto de Fe.





.


BALONIM 1988


No sabía escribir, no me daban vergüenza las fotos, no me preocupaba la economía, no sentía que me faltaba libertad, no me preocupaba el frizz del pelo, no me había enamorado, no me habían rechazado, no decidía que ropa ponerme, no debía hacer la cama, no tomaba café, dormía mucho más, no usaba corpiño, no sabía lo que era la religión ni el fanatismo, no me psicoanalizaba, no fumaba, no sabía matemática, no me preocupaba en saber lo que quería, no pensaba tanto, ya conocía el mar….




.

14/6/10


Recursos

.



Como no soy buena escribiendo, para enfatizar siempre siempre repito.Como no soy buena escribiendo para enfatizar, siempre siempre repito.



.

13/6/10


Con lo que kargamos (con k de karma)

.


“Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos
se besan los primeros pobladores del mundo.”

("Hijo de la luz y de la sombra", Miguel Hernandez)



Se supone que iba a escribir, últimamente supongo mucho y pongo menos. Iba a escribir sobre ese queseyo de ser argentino. Se me viene a la mente mi amiga Lou con la que siempre estamos a punto de discutir, pero lo evitamos. (Creo que eso es saber ser amigas ) Cuestión que yo estoy en contra, y ella no. En contra de que Gaby? De ser Argentina! Pero no podés estar en contra…Ya lo se, acabo de entenderlo. Como aquella vez que entendí que no podía dejar de ser judía. Y NO. No porque mi madre lo fuese, no porque para el Estado De Israel o los nazis lo sea. Si no porque no puedo no entender el Hava Naguila, no puede dejar de gustarme la Matza, no puedo olvidarme lo que se. Mi cuerpo responde solo, y cuando digo mi cuerpo, quiero decir mi espíritu. Entonces yo iba a decir un montón de cosas sobre un montón de cosas, pero antes de empezar a escribir puse música, y puse música argenta, de esa que todavía me gusta, de esa que me va a gustar siempre. De esa que será el Hava Naguila cuando esté en la diáspora del choripán. Y empecé una playlist que se llama “che, boludo” y pensé: ¿Qué? ¿todo me pasa por la música? ¿Se está convirtiendo en mi forma de hablar? No me molestaría que así lo fuera….De todas maneras la conclusión a la que llego por todos los estímulos es la misma: No se puede evitar ser quien somos, y somos lo que fuimos, y lo que fueron nuestros anteriores. Somos los millones de años del universo, soy los 5.000 años del pueblo judío, soy los 200 años de Argentina, soy los 50 y pico de mis padres y mis 24. Respondo al universo, me emociona la música jasídica, saludo con un beso y charlo en las paradas de colectivo, tengo una importante tendencia a la negación y al melodrama así como a la autosuperación y una ingeniudad heredara de mi madre que aunque se la critique se la agradezco, y me expreso por medio de la música de otros. (eso ultimo, eso es mío, =)).

Acá el tema que hizo que no escriba lo que iba a escribir y que …bueno, ya expliqué.




9/6/10


Cuando me sale el texto, no me sale el título. (o surfeando mi estado de ánimo)

Qué frustración esta que tengo. Esta de tener buenas ideas con excelentes redacciones mientras me baño, mientras el odontólogo me cura una caries o viajando en ascensor. Ahora, me siento frente a....Uf! traté de encontrar una palabra mas estética para el concepto de "computadora", pero cualquiera hubiese resultado forzada. (Habrá que aceptar que nada de estético hay en las nuevas palabras que nos da la modernidad). Entonces me siento frente a la computadora y no sale nada, y las veces que salió distaba tanto de esa idea en mi mente que me sentía peor que cuando ni lograba escribir nada...ah! entonces ¿Será que las ideas también se idealizan? Digo, y esto lo pienso ahora, porque juro que la idea de este post era otra. [Post, otra de esas palabras tan horribles] Será qué a veces creemos tener un texto cuando solo tenemos una frase? Será que creemos tener una idea cuando solo tenemos un concepto? Y a la hora de los “papeles” se plasma esa frase, ese disparador y no resulta nada interesante. Era una idea idealizada. Sin embargo cuando me siento a escribir y todo se deforma (como ahora, porque repito, este post no está siendo el que yo tenía pensado escribir) cuando todo se va improvisando, parece que la idea me gusta más. Claro, como dije en algún momento "la expectativa es la principal causa de desilusión" (y le guiño un ojo a Groucho).

Este post iba a hablar de las frustraciones que me genera tener tantos títulos sin ningún texto y de cómo aprendí a aceptar tal frustración entendiendo que si puedo evitarlo, entonces no debo escribirlo. Es decir, no es que NO DEBA, simplemente no me estoy perdiendo de nada…no caería más que otra idea idealizada. Ahí entiendo que solo debe escribirse aquello que es inevitable, y que la ducha, la luz alógena y los ascensores funcionan de un filtro excelente para no tener que leer cosas que no debían llegar a escribirse.

Cuando estudio a una persona, cuando empiezo a conocerla, me hago dos preguntas: ¿Qué hacé? y ¿Podría evitarlo? Si la respuesta a la ultima pregunta es NO. Entonces estamos frente a uno de los nuestros. Los que son lo que son por la inevitabilidad de su ser. Los que nos entregamos la inevitabilidad.

Eso: es la pasión. La pasión está formada por pura inevitabilidad. Para algunos de nosotros la vida nos es inevitable. [Motivo por el cual creo que moriré joven…pero eso es algo que puedo evitar escribir ahora]

Y ahora que estoy terminando, empiezo a sentir esa sensación que extrañaba. Ese alivio que genera apagar la hornalla que hace hervir a las frases, ideas y palabras que borbotean en la cabeza. Y puedo publicarlo tranquila, no porque lo considere bueno, ni mucho menos, si no porque me fue inevitable escribirlo.