1/7/10


A partir de aquí...

.

Y así, de repente, me importó lo que a él le pasaba y me paralicé. Y milésimas de segundo más tarde cuando me encontré a gusto con sus cuidados, me terminé de asustar. Me da miedo empezar a jugar a la ternura con él, porque él…..él no va a ser. Aunque sé que quiere. Quizá por eso me asusta. No, pará, no te hagas la boluda, ya es hora de mostrar que se sabe que los miedos nunca parten de algo o alguien externo a nosotros. Los sentimientos ajenos pueden provocar de todo, menos miedo. El miedo solo lo provocan los sentimientos propios. ¿Estás haciendo un auténtico trabajo fino? ¿O es que ni siquiera tenés un plan para mí? De cualquier modo, así como cambié de hablar de él a hablar de vos de una oración a otra, con determinada espontaneidad y en un acto absolutamente involuntario, de ese modo me vi cruzando el límite. El cartel anunciaba “A partir que aquí ya no me das lo mismo”. Pero no sé que me das…

.

No hay comentarios: