1/8/10


(Y mientras sonaba) Ordinary World

.


Empecé 7 veces y borré. Juro que el final de aquello iba a estar buenísimo. Pero el principio no quiso empezar y la ortodoxia ordinal se apoderó de mi (no) método de escritura. La muy perra nos ha dejado sin nada. No entiendo porque lo hace, no logra más que estos sinvalores regidos por la espontaneidad catártica. Y así ella también se queda sin nada, porque si la muy ilusa cree que hay un orden respetado en lo que escribo, ya que cada palabra de esta escritura representa el orden en el que aparecen en mi mente, debo advertirle que se equivoca. No hay orden en un conjunto de un solo elemento. Podrá decirme que estas palabras ya son bastantes más que una sola, y yo le diré que aparecen de a una, y no hay otra opción que la misma y solo cuando termino de escribirla, aparece la siguiente.Pero que no se confunda, no la segunda, la siguiente primera, que le siguió a su anterior primera, y que la sigue otra primera, sí, otra primera.

Querida ortodoxia ordinal que tanto arruinas mis ideas haciendo que no sean más que eso, cómo podés ser tan invasiva, cómo podés estar tan segura de que se debe primero y que se debe segundo, cuando vos, no pudiste acomodar decentemente tus primeras cuatro letras.



.

No hay comentarios: