20/9/10


Que no es poco

.



Libertad es poder elegir al carcelero.





.

3/9/10


*Así habla ella

Algo así como que vivir es ser libre y ser libre es elegir. Elegir la forma de morir es la última decisión que uno puede tomar. Y debe hacerlo. Para morir libre. Algo así como morir viviendo. Y nunca al revés. Pero no hagan caso, esto lo pienso mientras me demaquillo. El maquillaje lo uso para parecer que vivi menos. El rito de sacarlo, lo respeto para poder vivir más. Y eso es lo que todos quieren, vivir mucho con la apariencia de haber vivido poco. Quien note en esto una expresión pro suicidio, no está entendiendo nada. Aceptar nuestra propia muerte, es lo mejor que nos puede pasar en y para la vida. Pero la gente no-quiere-hablar-de-eso, dicen que uno "la llama". Que ingenuo y pedantes es creer que uno tiene ese poder. Porque tanto valor al tiempo? Hay gente que ha vivido 100 años en 25. Qué horrible es pensar que, aunque la idea de la muerte no me entusiasma, la idea de una vida sinsentido: Me Aterra. La muerte es la última oportunidad de ser humano. Elegir y morir por algo.

Ay!! Parezco una adolescente!!

Voy a tener que bajarlo, para que mis pensamientos no se confundan con los del Che Guevara. Se trata de una información que nos sobra. Se trata de saber que alguien "está mal". Mal en el sentido que sus problemas de salud empeoraron y no hay mucho que hacer. Podría ser mañana o en un año. Pero el hecho acá es que la-cosa-es-grave. Y acá todos decidieron no contárselo. Por lo mismo de siempre: Saberlo podría empeorarla mucho. La haría muy miserable y la angustia podría acelerar los plazos del destino.

15 minutos fue lo que duró la mi discusión. 15 minutos diciéndole a mi yo-sí que “no” y ella respondiendo que “si” a mi yo-no. Finalmente sí gano a no y me acerqué al resto diciendo que "hay que decirselo". Con violencia y enfado, me dijeron que estaba loca. Así que yo, hice como siempre, me borré.

5 minutos más tardereaparecí. Les pregunté qué derecho teníamos nosotros a decidir cuáles serían los últimos eventos de un otro. No quisieron entender mi punto. Recurrí a una explicación más cinematográfica, les pregunté, qué ocurriría con sus últimos deseos y voluntades. Me preguntaron, con total soberbia: Qué le puede quedar por hacer a una persona de 87 años? Pero como! mientras más años tenés , más cosas te quedaron (Pretérito del indicativo, PRE TE RI TO) por hacer! 87 años es un tiempo suficiente para haber acumulado bastantes deseos insatisfechos. Yo en cambio, y con “yo” me refiero a los de mi generación, que tengo más posibilidades que recuerdos, son poquitas las cosas que puedo guardar en la bolsa de “definitivamente no hechas”. No es así? Mientras más tiempo pasa, más hacemos y más nos queda por hacer, no? Pero salgamos de la metafísica y volvamos a lo importante. La biológica inevitable. El existencialismo inquisidor.

Solo decía que podría vivir el resto de mi vida sabiendo que mi decisión aceleró una muerte, pero no podría vivir sabiendo podría haber hecho de ese momento algo.....mejor? que palabra usar? No sé.

Y hela aquí mi gran disyuntiva: Soy yo, que por egoísmo, quiero decirselo? Es decir...será mi incapacidad de soportar? Será que necesito despojarme de todo, incluso de los secretos que pesan, para entonces sentirme más aliviada? será qué el verdadero amor lo demostraría "aguantando"? O son ellos los egoístas que quieren perpetuar lo imperpetuable y empiezan, como todo típico ser humano, a ferrarse a lo que ya no existe y creen que así "la cuidan".



Quizá como en todo, no hay respuesta correcta. Las dos a la final. Y "a la final"*, nos vamos a ir todos.




.


.