20/11/10


Como para enamorarse.

En lo alto y afuera, una Luna como para enamorarse. Y yo acá, tan lejos de ella como de estar enamorada.

No estoy triste ni melancólica, el aire primaveral neutraliza los posibles efectos de una luna tan llena.

Estoy muy tranquila….

Tengo la mirada algo perdida. Lo de “perdida” es una forma de decir. En realidad la dejo irse un rato, a veces, pobre, lo necesita, siempre tan focalizada ella, hoy le solté la rienda….mira como enamorada.

Siento mi respiración, como no es mi costumbre, tomo conciencia del aire entrando, alojándose y volviendo a salir, ciclo que se repite cuántas veces quiero….respiros como suspiros de enamorada.

Pero ¿ Qué se yo del enamoramiento? Poco y nada. Pero sé de la Luna que me hace sentir así. Y como no creo en los enamorados-de-la-vida, solo resta creer que estoy teniendo una premonición de sentimiento. Enamorándome por adelantado. “Compre hoy y empiece a pagar a los 60 días” algo así es el acuerdo que tenemos la Luna y yo para esta noche. Entonces quiero creer que no estamos tan lejos.




Y de la Luna tampoco.





.

1 comentario:

Daniel Romano dijo...

La luna, querida Glazer, es un estante donde uno apoya esas imágenes en las que usted está invirtiendo a futuro. Se llaman deseos genuinos stand by, no cotizan en bolsa, pero la luna le devuelve unos intereses muy provechosos cuando usted pasa a retirarlos.