1/11/10


A mi me pone cara de foca.

Hoy es mentira, hoy es mentira que me gusta resaltar. Hoy es mentira que me quiero conocer. No si conocerme es distinguirme. ¿ Existirá la ciencia que defina sus elementos por sus semejanzas y no por sus diferencias con el resto? Hay días donde la individualidad me atormenta. Días donde descubro que soy distinta en lo que no quiero ser distinta. Y enseguida pienso que en ese sentimiento, soy igual al resto. Pero….¿no puedo elegir? ¿No puedo elegir distinguirme tocando el piano o teniendo ojos color del tiempo?

Hoy mis diferencias me alejan y a mí no me gusta estar sola. Intento creer lo que yo misma reflexione algún tiempo atrás: Nuestras semejanzas nos integran, nuestras diferencias nos definen. Y no al revés. Pero hoy, hoy es mentira.

Hoy como tantas veces, no quisiera ser yo.

Será que estoy triste y cuando uno está triste se culpa y con la culpa se rechaza? Cambiaría mucho todo si como la mayoría de mis contemporáneos tomase alcohol y saliese de noche? Cambiaria mucho eh? Últimamente me aburre y me cansa todo tipo de salida hasta mas tarde de las 2 am. Y no cumplo un cuarto de siglo. Y cualquiera dirá que no es importante, pero a mí me está resultando complicado. Ustedes insistirán en que no es grave, pero es porque ustedes son los borrachos, yo soy las que lo ve.

Me he vuelto intolerante, absolutamente intolerante con los borrachos, con los irrespetuosos y con cualquier persona que demuestre la falta de modales y ubicación a la situación donde se encuentra. Últimamente no puedo hablar con nadie en ningún lado.

Y no es solo eso, a veces tengo que luchar demasiado fuerte para no pensar que soy muy inteligente. Finalmente entiendo que no soy yo, es que el común de la gente, es bien pelotuda. Y pienso que empecé a ser inteligente cuando decidí ser feliz, y entonces me siento sola, no felizmente sola. Más bien, feliz y alejada. Entonces quiero ser tonta, muy muy tonta para volver a acercarme. Para ampliar el radio de interacción. Es, entiendo, difícil de entender, es que no estoy siendo sincera. Y me disculpo, es demasiado íntimo, tal vez algún día me anime a expresarlo del todo.

Pero más allá de la falta de gusto etílico, de mi vida social de anciana y de mi inteligencia no buscada y ya tarde para ser abortada, hay un problema mayor, algo que se que me define más que todo, algo que nunca cuento, por la frustración que conlleva no ser comprendida (si alguien que lee esto me entiende, por favor avíseme con urgencia!) Porque yo, y juro que no miento, yo le veo cara de foca a la luna.



A mi me pone cara de foca, esa noche traté de explicárselo, se la dibujé con mi dedo, con el suyo, usé todos mis recursos, pero no hubo caso. Ahora ya es muy tarde y ya nunca la verá...





.

4 comentarios:

Lou dijo...

hasta el parrafo 4, pensé que estabas hablando de política...

lo de la luna, ahora que lo mencionás...mmmm....

Anna dijo...

Supongo que todos nos sentimos así en algún momento.
HAce poco fuí a visitar a una amiga, esa amiga que siempre tiene cosas qu ehacer con miles de amigos, y le pregunte:
"Me das clases de temas de conversación pelotudos? Sin ofender, de verdad te digo, siento que siempre quiero hablar de cosas profundas y me da la sensación que eso es loq ue debe molestar mucho a la gente"
Yo siento que la gente se aburre conmigo y yo la verdad, no le pongo mucha onda tampoco.

Anna dijo...

ah, y yo tb le veo cara de foca, o dos personas sentadas en una bañera tomandose d elas manos

Jordi dijo...

qué te pasa, has leído a Nietzsche, Schopenhauer o algo peor? nada de qué preocuparse. Me encanta leerte, un poco de soberbia juvenil y de lucha interna de identidad siempre es refrescante. Haber decidido ser feliz es un gran paso, sólo apto para inteligencias superiores a los egos atormentados.